Venus retrógrado en Géminis (2020)

El movimiento retrógrado es un efecto óptico visto desde la Tierra en el que los planetas parecen detener su movimiento e ir en retroceso, lo cual es consecuencia de la diferencia existente entre las velocidades rotacionales de los mismos al verlos desde un punto también en movimiento, en este caso, desde nuestro planeta. A ello se le conoce como movimiento aparente retrógrado o retrogradación planetaria. Astrológicamente la retrogradación de los planetas coincide con un periodo en el que las cualidades arquetípicas del planeta en cuestión se duemen o inhiben de cara al exterior volcándose la energía hacia dentro. Por lo tanto, las retrogradaciones de la diosa Afrodita, Venus, nos llevan a replantearnos nuestros vínculos y relaciones, a revisar nuestra valoración personal y autoestima, así como nuestras finzanzas.

Puede que durante el periodo de retrogradación de Venus existan malentendidos o desacuerdos en nuestras relaciones, que nuestros deseos nos jueguen una mala pasada viendo donde no hay. La ilusión óptica del movimiento retrógrado puede volverse en una ilusión real, realmente engañosa, pues veremos desde nuestra limitada perspectiva. La experiencia se vuelve completamente subjetiva, más cercana al sentido interior que tenemos de nosotros mismos. Esta energía retrógrada puede ser más difícil de sacar a la luz y utilizar en el mundo exterior, por eso es importante, durante la retrogradación planetaria, no tomar decisiones relativas a las materias que rige el planeta hasta que no inicie su movimiento directo, que es cuando tendremos la luz precisa para poder avanzar, mientras será el momento idóneo para interiorizar, profundizar y reflexionar en nuestra valoración, deseos, talentos, gustos, lo que compartimos, el equilibrio, la armonía e incluso o el concepto de belleza, qué consideramos bello, a qué damos valor, qué nos atrae, qué nos proporciona bienestar…

Cuando Venus inicia su movimiento retrógrado su caracter seductor, diplomático y encantador, así como su naturaleza social y amistosa parecen diluirse, e incluso volvernos más tímidos y retraídos de lo habitual. Hay un sentido más profundo de valor en las experiencias personales que debe ser encontrado sin distracciones o interrupciones externas. Es como si apagaran las luces o bajara el telón y nos quedáramos a solas en la gran sala de teatro sintiendo lo que la obra que acabamos de presenciar ha movido o dejado en nosotros. Si trasladamos este ejemplo al mundo de las relaciones, entendemos la gran oportunidad que se nos presenta. Si bien es cierto que nuestros vínculos pueden tornarse en algo caótico a medida que las dos personas descubren que necesitan explorar las corrientes subterráneas ocultas de su relación. Cuando la dinámica oculta, suprimida, minimizada o ignorada finalmente sale a la luz, puede interrumpir, modificar o mejorar la relación, pero desde luego, nunca será la misma. Durante este proceso la Diosa del amor, la belleza, la justicia y el placer puede mostrar un lado su lado más pretencioso y caprichoso, revelarnos patrones y mecanismos lunares que la sodomizan e incluso sacar a relucir su lado más guerrero mediante el autosabotaje o la compulsión.

El deseo oculto y el hambre (desnutrición afectiva) pueden salir a la superficie, lo que altera el supuesto equilibrio en la vida de una persona. Esto siempre es paraser más y mejor, ya que mediante la elevación de estas dinámicas a la conciencia éstas pueden ser desenredadas, sanadas y trascendidas. Durante este proceso puede generarse una gran confusión, propia del caos que sigue al orden, pero solo la voluntad es capaz de sentenciar la transformación y evolución que exige la energía retrógrada de los planetas.

Las relaciones pueden sufrir mucho estrés durante el período retrógrado, a veces cayendo a pedazos si la gente no puede llegar a un acuerdo más viable. Por el contrario, Venus retrógrado puede traer una nueva relación a tu vida, especialmente si has estado resistiendo el encanto de una conexión íntima.

De cualquier manera, Venus retrógrado nos tienta a reconsiderar nuestro enfoque de las relaciones. ¿Qué es importante para nosotros? ¿Qué (y a quién) queremos, y por qué? ¿Y, sobre todo, qué tenemos para ofrecer?

En el mundo del amor de Venus, la intimidad debe ser negociada para determinar dónde están los límites de cada persona y si podemos (o no podemos ni queremos) compartir y vincularnos con los demás, delatando la existencia de un bloqueo en el que será necesario trabajar para abrirnos, ya que de lo contrario, ni nosotros, ni las personas que atraeremos a nuestra vida estarán emocionalmente disponibles ni se podrán forjar compromisos.

Bajo el retroceso de Venus, los asuntos financieros también podrían requerir una nueva estrategia de planificación a menudo provocada por un cambio en los ingresos o en el flujo del dinero (que podría ser un aumento o una disminución).

Los proyectos creativos pueden necesitar rehacerse o abordarse desde una óptica diferente a medida que la renovada inspiración sale a la superficie. Las cuestiones de diplomacia, armonía e interacción social podrían volverse inestables y requerir de nuestra atención para una renegociación. El retroceso es un buen momento para las negociaciones, puestoque la energía se canaliza en forma de reflexión y exploración del lado interno o invisible de la situación.

Venus retrógrado puede ser un momento en el que los eslabones débiles de una relación se tensan y a veces se rompen. Los asuntos que han sido ocultados bajo la alfombra y evitados pueden salir a la superficie y exigir ser tratados. Las corrientes de hostilidad o frustración pueden estallar en un conflicto total a fin de ser resueltas. Por otro lado, si dos personas han estado pasando por un momento difícil que implica afrontar ciertos problemas, puede haber una especie de «alto el fuego», ya que Venus retrógrado lleva a los individuos al ojo de la tormenta donde pueden revaluar y reconsiderar los asuntos.

No siempre es posible predecir hacia dónde pueden ir los problemas en las relaciones, pero Venus retrógrado usualmente «agitará la ola» para que las dinámicas habituales no funcionen de la misma manera por un tiempo. Este es un momento excelente para consultar a un astrólogo o terapeuta y obtener una mejor comprensión de lo que está sucediendo baja la superfie. (Consulta las Sesiones disponibles). Al ganar más conciencia de la dinámica y el cambio de energía, se está en una mejor posición para tomar decisiones que nos muevan hacia el crecimiento y la sanación.

Venus es la tercera luz más brillante del cielo, después del Sol y la Luna. No es de extrañar que los antiguos y, aún hoy, los marineros, la llamaran la Estrella o Lucero de la Tarde y la Estrella o Lucero de la Mañana, dependiendo de su visibilidad se produce después de la puesta del sol en el oeste o antes de la salida del sol en el este. Con un diamante tan hermoso brillando en el cielo de la tarde o de la mañana, no es de extrañar que los antiguos asociaran este planeta con las deidades de la belleza.

Hay dos tipos de conjunciones que Venus le hace al Sol: una donde ella está al otro lado del Sol desde la Tierra (llamada una Conjunción Superior) y otra donde Venus está al mismo lado del Sol que nosotros (llamada una Conjunción Inferior). Esta denominación no hace una mejor a la otra, sencillamente, la posición de Venus en relación a la Tierra nos indica los ciclos de Venus.

Venus se vuelve retrógrada cada año y medio, durante unas 6 semanas seguidas. El Ciclo Retrógrado de Venus comienza en la mitad del período retrógrado, cuando Venus retrógrado se une al Sol. Esta es la Conjunción Inferior, con Venus en el lado cercano del Sol (es decir, entre la Tierra y el Sol) y Venus está tan cerca del Sol como para ser vista durante una semana antes y después de esta conjunción.

Venus aparece entonces en el cielo oriental justo antes del amanecer, como la Estrella de la Mañana. Durante aproximadamente las siguientes 2 semanas, se levanta cada vez más temprano antes que el Sol y llega cada vez más alto en el cielo antes de que los rayos del Sol al amanecer hagan a Venus invisible en el cielo de luz diurna (aunque a veces se puede apreciar aún cuando hay mucha luz). Venus entonces se vuelve Directa y durante varios meses sigue siendo vista en el cielo de la mañana antes del amanecer hasta que se pierde de nuevo en los rayos del Sol. Ella entonces se une al Sol por segunda vez, esta vez en el lado opuesto, conocido como la Conjunción Superior.

Después de salir de los rayos del Sol, en los próximos meses es ahora visible en la tarde, el cielo occidental después de la puesta del sol, como la Estrella de la Tarde. Venus aparece gradualmente más y más alto en el cielo occidental y permanece hasta varias horas después de la puesta del sol, a medida que se acerca a la estación retrógrada.

Después de la estación retrógrada, continúa siendo visible en el cielo de la tarde/occidente durante unas 2 semanas, hasta que vuelve a ser invisible debido a que está demasiado cerca del Sol.

En este punto ella une al Sol en otra Conjunción Inferior, y comienza un nuevo ciclo de Venus. El ciclo completo, de una Conjunción Inferior a la siguiente, toma alrededor de medio año.

  • Del 13 de mayo al 25 de junio de 2020 en el signo de Géminis
  • 19 de diciembre de 2021 al 29 de enero de 2022 en signo de Capricornio
  • 22 de julio de 2023 al 23 de septiembre de 2023 con el signo de Leo
  • Del 1 de marzo de 2025 al 12 de abril de 2025 en el signo de Aries, terminando en el signo de Piscis

Aquí hay un desglose de las fases retrógradas de Venus:

  1. Conjunción de Venus Sol – retrógrado (también conocida como Conjunción Inferior, Venus en el lado cercano del Sol)
    Venus es invisible durante aproximadamente una semana antes y después de la conjunción (demasiado cerca del Sol para ver).
  2. Venus como la Estrella de la Mañana – retrógrado
    Visible en el cielo del este hasta varias horas antes del amanecer. Durante 2-3 semanas, llega más y más alto en el cielo antes de que se desvanezca en el brillante cielo del amanecer cuando la luz del día del Sol prevalece sobre la luz de Venus.
  3. Venus en la Estación Directa
    Venus es visible muy alto en el cielo oriental hasta varias horas antes del amanecer.
  4. Venus como Estrella de la mañana – directo
    Visible durante varias horas en el cielo oriental antes del amanecer. Ella es gradualmente más baja en el cielo cuando desaparece a la luz del día después del amanecer. Esta fase dura varios meses.
  5. Conjunción de Venus con el Sol – directo (también conocida como Conjunción Superior, Venus al otro lado del Sol)
    Venus es invisible de nuevo durante una semana antes y después de la conjunción, dominada por los rayos del Sol.
  6. Venus como Estrella Vespertina – directo
    Visible en el cielo occidental después de la puesta del sol durante varias horas antes de la puesta del sol en el oeste. Aparece cada vez más alto en el cielo después de la puesta del sol, cuando se acerca a la Estación Retrógrada. Esta fase dura varios meses.
  7. Venus en la Estación Retrógrada
    Se ve muy alto en el cielo del oeste. Visible hasta varias horas después de la puesta del sol antes de ponerse en el cielo occidental.
  8. Venus como Estrella Vespertina – retrógrado
    Visible en el cielo occidental hasta varias horas después de la puesta del sol, pero aparece más y más bajo en el cielo antes de ponerse en el oeste. Esta fase dura de 2 a 3 semanas.
  9. Conjunción de Venus Sol – retrógrado (también conocida como Conjunción Inferior)
    Venus ha alcanzado el círculo completo y el ciclo comienza de nuevo. El ciclo completo dura alrededor de 1un año y medio.

Durante los tiempos en que Venus está en lo alto del cielo matutino o vespertino, Venus es la luz más brillante en los cielos, aparte del Sol y la Luna. Incluso se la puede ver en el cielo nocturno sobre una ciudad brillantemente iluminada donde las luces de la ciudad suelen bloquear la mayor parte de los cielos estrellados. Si tienes un telescopio, puedes ver las formas cambiantes que toma Venus, un poco similares a las fases de la Luna.

 

Venus Retrógrado y las Fases de Sombra

Fase de Sombra Pre-Retrógrada

Esta fase dura aproximadamente un mes. Este es el primer paso que Venus hace a través de la Sombra, el área del Zodíaco donde irá hacia atrás. Durante esta fase, Venus comienza a sacar a la superficie temas que serán trabajados en mayor profundidad a lo largo del ciclo.

Es posible que empiecen a surgir problemas latentes en las relaciones. Las áreas financieras que requieren ajuste y reequilibrio podrían empezar a darse a conocer.

Las necesidades latentes de amor, intimidad, cercanía o compañerismo pueden comenzar a despertar, produciendo una sensación de insatisfacción, soledad o un nuevo optimismo sobre las posibilidades de cambio.

La Estación Retrógrada

Esto es cuando Venus cambia de dirección y comienza a parecer que retrocede en el cielo. Hasta una semana antes y después de esta fecha, la energía de Venus puede llegar a ser intensa y muy concentrada.

Si has estado experimentando problemas financieros o de relación durante la Sombra pre-retrograda, aquí los problemas se calientan y bullen con fuerza. También puede ser un momento en el que comiencen a ver nuevas soluciones y potenciales en estas áreas, aunque es probable que estos desarrollos cambien a medida que se desarrolla el ciclo retrógrado.

Venus retrógrado

Venus permanece retrógrado durante aproximadamente 6 semanas. Durante este tiempo, se puede tener un cambio de opinión acerca de los problemas o posibilidades que habían aparecido durante la Sombra pre-retrograda.

Si has estado luchando con preguntas o preocupaciones acerca de las áreas relacionadas con Venus, podrías encontrarte a ti mismo viendo la situación desde un punto de vista totalmente diferente. Si has estado tambaleándote a punto de romper una relación o renunciar a un trabajo o a los intentos de embellecer tu vida de alguna manera, es posible que te sientas tentado a tirar la toalla por completo.

Esta puede o no ser su elección más sabia, sólo que usted está en posición de ser lo suficientemente honesto consigo mismo como para saber si esta tentación es una reacción frustrada o una rendición final a lo que su corazón realmente siente.

Sin embargo, probablemente sea una buena idea caminar por esa delgada línea, las decisiones extremas y la parálisis por la indecisión. Deje sus opciones abiertas, si es posible, pero escuche lo que su corazón le está diciendo y busque maneras constructivas de honrar y apoyar sus verdaderos deseos.

Si has estado luchando para encontrar nuevas oportunidades en áreas relacionadas con Venus (como gastar o ganar, un nuevo interés amoroso, una nueva inspiración creativa, etc.), este puede ser un momento en el que tengas una rara oportunidad de explorar nuevas posibilidades.

Esto puede lograrse siendo receptivo y abierto a ver las cosas de una manera nueva y reconsiderando las viejas suposiciones sobre cómo debería ser o debería ser el deseo de tu corazón.

Podrían encontrar que ha habido algo que ha bloqueado su progreso en estas áreas en el pasado, y Venus retrógrado saca a relucir este bloqueo, dándoles la oportunidad de aprender acerca de él y eventualmente sacarlo del camino.

Por ejemplo, puedes darte cuenta de que tienes más miedo a las relaciones intimas de lo que pensabas, lo que ha estado impidiéndote invisiblemente enviar las señales correctas a los amantes potenciales.

O bien, es posible que haya tenido miedo de conseguir un trabajo mejor remunerado requiera que sacrifique más tiempo y libertad, o que tenga miedo de no ser capaz de estar a la altura de las crecientes demandas.

Sólo estoy sugiriendo estos como posibles ejemplos, pero hay muchas maneras en que esto podría manifestarse en tu vida. Estén alertas y abiertos a ver esta nueva información, especialmente mientras Venus está retrógrada, lo que les ayudará a saber cómo trabajar con la energía de la manera más productiva.

La Estación Directa

Esto es cuando Venus termina la fase retrógrada y gira para reanudar el movimiento hacia adelante (directo). Al igual que la estación retrógrada, puedes notar una intensidad o concentración de energía relacionada con Venus en tu vida hasta una semana antes y después de la estación.

La estación directa puede ser a menudo un momento de liberación, cuando todo el enfoque concentrado en el cambio, el crecimiento y el desarrollo durante la fase retrógrada sale ahora a la luz.

El ensayo general ha terminado, la investigación ha terminado, es hora de empezar a aplicar lo que has aprendido. Este aprendizaje puede ser algo de lo que usted es consciente, o puede ser más bien un sentido intuitivo de que algo ha cambiado o cambiado.

Esté abierto a ella, en cualquier forma que pueda tomar. La estación directa puede ser un momento en el que se llega a una decisión sobre algo con lo que se ha estado luchando, o cuando se empieza a ver una situación de una manera nueva que empieza a tener sentido.

Sombra post retrógrada

Venus permanece en el área de las Sombras durante un mes más después de la estación directa. Durante este tiempo, usted está aplicando, integrando y avanzando, utilizando la nueva información y los cambios que han ocurrido durante el ciclo hasta ahora.

Si Venus retrógrado ha causado interrupciones o desilusiones en su vida, este puede ser un momento en el que la curación comienza a tener lugar. O bien, puede ser un momento en el que se puede volver al problema original y abordarlo desde un nuevo punto de vista, después de haber explorado otras perspectivas durante la fase retrógrada.

Todas estas cosas que el amor os hará para que conozcáis los secretos de vuestro corazón, y en ese conocimiento se convierta en un fragmento del corazón de la Vida.

Si Venus ha traído nuevas posibilidades a tu vida, esta fase puede ser un tiempo en el que debes decidir si continuar desarrollando estos potenciales. Si lo haces, esto comenzará un tiempo de plantar estas nuevas semillas de desarrollo en tu vida para que continúen creciendo y prosperando.

Por otro lado, es posible que hayas descubierto que no funcionan de la manera que pensabas que lo harían. En este caso, ahora estás en posición de dejar ir tus viejas expectativas, esperanzas o deseos, lo que puede despejar el camino para que otras posibilidades eventualmente lleguen a ti que se ajusten mejor a tus necesidades.

Puede que ni siquiera noten mucho movimiento de energía durante esta fase, ya que su camino será más obvio para ustedes y estarán ocupados haciendo lo que se necesita hacer.

Si haces un diario de sus pensamientos, sentimientos, actividades, percepciones y decisiones a lo largo de este ciclo retrógrado, probablemente verá un patrón que se está desarrollando en los últimos meses.

Puede ser fascinante leer de nuevo y ver cómo has pasado realmente por un proceso de cambio, quizás más de lo que te habías dado cuenta.

Ya sea que estés descubriendo nuevas perspectivas en las cuales expandir el dominio de tu corazón, o si encuentras que debes terminar una situación que está rompiendo tu corazón, o si estás tomando conciencia de nuevas profundidades y facetas de tus deseos, creatividad, amor, belleza, recursos y sustancia.

Venus retrógrado es un tiempo que te dejará con una nueva perspectiva y un nuevo potencial.

Venus es el planeta del amor, del deseo, de la sensualidad. Rige nuestros placeres, lo que nos gusta hacer, la satisfacción emocional. Todo eso se verá más o menos afectado durante la etapa de Venus retrógrado en Géminis. No es cuestión de preocuparse, ni mucho menos de creer que todo irá mal. Pero es importante conocer cómo fluirá la energía durante esta etapa para prepararse lo mejor posible.

Lo importante durante estos días es intentar mantener la calma y evitar los enfrentamientos directos. Porque Géminis es un signo mutable, y puede llevarnos a cambiar de opinión de forma muy rápida. Dejarse llevar por un exabrupto en estos días puede ser la peor decisión, de la que luego podemos arrepentirnos.

Las peleas y los malos tratos en las relaciones interpersonales deberán ser trabajadas con calma. Cuando tengas ganas de soltarlo todo, respira hondo y espera un poco más. La retrogradación dura unos 40 días, intenta no romper vínculos en ese tiempo.

Si no queda otra opción, busca hacerlo de la mejor manera posible, en las circunstancias óptimas. Pues en una ruptura o alejamiento puede resultar especialmente dolorosa y complicada si no se la toma con cuidado.

El dinero también puede verse afectado durante esta retrogradación de Venus. Hay que tener mucho cuidado a la hora de hacer inversiones en esta etapa. Sin embargo, puede ser un excelente momento para revisar los números anteriores a este período y organizar las cuentas.

El desafío es mantener la calma y no tomar decisiones precipitadas. Al mismo tiempo, tampoco es buena idea cambiar de trabajo o comenzar un proyecto. Todo lo que sea ordenar lo que está en marcha resultará mucho más positivo.

En todo caso, como Venus es el planeta del deseo, puede usarse esta etapa para proyectar y esperar a Venus directo para empezar a tomar acción.

Se dice que Venus retrógrado nos habla de una etapa en la que, contrario a lo que se piense, no será recomendable formalizar una relación amorosa. Mucho menos casarse, ya que este periodo no es favorable para ello. Aunque este es el planeta del amor, cuando está retrógrado las probabilidades de que los resultados sean favorables son bastante bajas.

Si se tiene a Venus retrógrado en la carta astral, implica que se tendrán complejos en el aspecto físico al considerarnos siempre inferiores a los demás.

Venus retrógrado no es favorable para realizarse cambios de look o de apariencia. Por ejemplo, modificaciones en el color de cabello o un poco más radicales como operaciones estéticas. Si se tiene la intención de comprar algún tipo de bien considerado como de lujo o sumamente costoso es mejor dejarlo para más tarde no vaya a ser que después nos llegue el arrepentimiento. Venus también es el planeta que rige el dinero.

Venus retrógrado nos da la oportunidad de evaluar nuestras relaciones en especial sin son de tipo amoroso. Permite que seamos objetivos al pensar en viejos noviazgos, parejas que quedaron atrás o que vuelven a aparecer en el presente y que podrían llegar a causar estragos si no se utiliza la cabeza.

Este paso por Venus podría volver príncipes a los sapos y cuando vuelva todo a la normalidad estaríamos sumergidos en una relación que no nos convenía o que no era el momento de llevar adelante.

Por el contrario, tampoco es conveniente acabar con una relación por el solo de considerar que ya no nos conviene. Mantente a la expectativa y luego podrás tomar una decisión. No se trata de no involucrarnos en una relación amorosa sino de ser comedidos a la hora de entregarnos.

También se considera que el temperamento de las personas puede estar un tanto alterado. En consecuencia, no debe llevarse todo a pecho. La impaciencia y la agresividad podrían estar exponencialmente exacerbados. Podrían presentarse algunas discusiones o problemas que, si son bien llevados, no tendrán mayores efectos a futuro. Lo mejor es direccionar toda esta energía hacia otras áreas. Por ejemplo la expresión artística como, por ejemplo, la pintura, la escultura y hasta la danza.

Cuando hablamos del hogar, las transformaciones o redecoraciones pueden esperar. No se trata de que no tendremos buen gusto, sino que se hace más difícil apreciar la diferencia entre aquello que es extremadamente costoso y lo que es necesario. Los gustos que nos demos son válidos, pero a consciencia de lo que estamos invirtiendo.

Meditación Metta y Venus Retrogrado    

En el 2017, Venus retrogradará del 04 de Marzo al 14 de abril. La primera fase de la retrogradación, del 04 de marzo al 02 de abril, el planeta del amor estará retrocediendo sobre el signo de Aries.

Mientras que, del 02 al 14 de abril, el movimiento tendrá lugar en el signo de Piscis. Esto quiere decir que Venus pasará del signo del “Yo” (Aries), al signo del “Todos” (Piscis).

Traduciendo: en la primera parte de Venus Retrogrado 2017, el punto focal estará en cómo llevas la relación contigo mismo y si has aprendido a valorarte; y la segunda parte del tránsito hará referencia a las relaciones con el entorno.

Por ello la práctica de meditación más recomendada para este tránsito, es la Meditación Metta (o Metta Bhavana): un ejercicio de origen budista, destinado a promover el amor, la compasión, el desapego y la paz interior.

La Meditación Metta ayuda a conectar con las emociones y canalizarlas de forma positiva, hacia ti mismo y todos los seres sintientes; además, permite superar la autocrítica y sentimientos negativos como ira, depresión y angustia.

¿Cómo practicar la Meditación Metta con Venus Retrogrado?

En la primera etapa de Venus Retrogrado, del 04 de marzo al 02 de abril, enfoca las prácticas de Meditación Metta hacia ti mismo. Durante la segunda fase de tránsito planetario, dirige la energía hacia familiares, amigos, y todos los seres sintientes, sin distinción.

Toma unos minutos para ti, y sitúate en un lugar en el que no serás molestado. Siéntate o acuéstate cómodamente. Respira pausadamente, sin forzarte. Enfoca la atención en tu respiración, por un par de minutos. Deja que los pensamientos corran, y se vayan alejando por sí mismos.

Una vez hayas calmado el ruido mental, visualiza una luz color verde o rosa saliendo del cuarto chakra (Anahata), ubicado en el pecho (región cardíaca). Siente como esa luz te reconforta con su calidez. Mantén esa imagen mental, y comienza a recitar palabras de afecto.

Un ejemplo de las frases que puedes usar es “deseo que seas feliz”; “eres amado (a)”; “no estás solo”; “eres libre de la negatividad”. Puedes crear tus propias frases, siempre con contenido positivo, y desde el amor y la compasión. Continúa la meditación por unos minutos.  Finaliza, abriendo tus ojos lentamente.

Recuerda: en la primera fase de Venus Retrogrado dirige la Meditación Metta hacia ti mismo; y en la segunda etapa hacia tu entorno. Reconócete como un ser lleno de amor y compasión.

 

Venus pasa por las Pleyades y Sirio; evento que es visible a simple vista, una vez cada ocho años. Venus pasa por las Pleyades todos los años, pero su visibilidad actual se debe a que está en su distancia más alejada del sol. En el ciclo de Venus esto pasa cada ocho años.

Este cambio de distancia y perspectiva con relación al SOL es lo que permite su visibilidad en este cúmulo de estas estrellas.

Los mitos y leyendas sobre estas estrellas nos encantan hacen milenios. Las Pleyades y la estrella Sirio es un lugar maravilloso para Venus regenerarse, antes de su cambio de ciclo.

El 13 de mayo, Venus retrograda en Géminis y abre un nuevo ciclo de ocho años. Cada ocho años Venus dibuja en el cielo una estrella de cinco puntas y una flor. Un patrón geométrico vibracional que se encarna en toda la naturaleza, y en nosotros como parte de ella, como puentes en conciencia entre cielo y tierra.

Estamos cerrando la estrella de cinco puntas, la FLOR de Venus, que abrimos el 6 Junio del 2012, cuando Venus retrogradó en Géminis. La estrella de Venus siempre abre con la retrogradación de Venus en Géminis, cada ocho años.

Las resonancias del hoy con ese ayer, son de una sincronía mágica.

Venus rige a Libra, signo de la luna llena del 7 de abril.

Venus rige a Tauro, signo de la luna nueva el 22 de abril.

Este mes vibramos muy cerca de Venus.

En Tauro transita Urano, el planeta del cambio acelerado, del futuro, la innovación. Urano en Tauro nos habla de inestabilidad financiera.

Para muchos y muchas este florecer de Venus se da en medio de un sentimiento de empobrecimiento. Vivimos un empobrecimiento económico y de valores.

El cambio de prioridades se hace evidente, abrupto, de repente. La invitación es a no vivir este llamado a reducir como la voz de la carencia.

Reducir el consumo es la voz de la abundancia. Es la voz de la riqueza de la tierra, de la integridad de nuestra relación con los recursos de la tierra.

La integridad de nuestra relación con nosotros mismos. La integridad de todas nuestras relaciones.

Nuestra valía no depende de cuánto hacemos, ganamos, sino de lo que somos. Reducir implica pasar por el proceso de despojarnos de las máscaras, los disfraces y las dependencias que nos hacen adictos a la energía del consumo, a la falsa valía de tener.

Esa que llena el vacío. Un momento. Un rato.

Hasta que vuelve. Hasta que no haya con que llenarlo.

Vivimos un gran cambio de paradigma. Y este cambio es creativo, amoroso, sexual y económico. Urano en Tauro es una revolución económica. Es una revolución creativa.

Reducir, simplifica, hacer menos, reagrupar, co-visionar.

Es tiempo de crear cooperativas creativas y económicas. Cooperativas afectivas.

Redes de resonancia, amada y cuidada, listos y listas para la madurez del compromiso, para sostener el poder del vínculo creativo, del cuido compartido.

Estamos bajo una lluvia de energías benévolas y creativas, que nos acompañan todo mayo hasta entrado junio. Los códigos del nuevo tiempo que estamos llamados a encarnar está en el Astral para todas y todos. Los mensajes se escuchan en la quietud de la tierra.

Este es el tiempo de alinearnos con Venus. Camino a la luna llena en Libra. Invocando la abundancia creativa, el reordenamiento vincular y económico, para adaptarnos juntas y juntos en esta nueva realidad que estamos llamados a co-crear.

No son cristales rosados, ni la voz de la disociación la que habla. El mundo está dormido. Envenenado por mentiras. Lo que sea que nos toque vivir, que no mate el amor, que no mate la empatía, la unión, la solidaridad, el compartir, el intercambiar, y el cuidarnos.

Todo esto es el cuerpo de Venus, entre más virtudes que queremos ver florecer. Que queremos cuidar, nombrar, levantar, ver crecer.

Así que de aquí a la luna llena en Libra, te invito a que mires a Venus en el oeste, a la caída del Sol. Alta y brillante, conecta con Ella. Así de brillante está viva en tu interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *