Si has estado

 

Puedes haber visitado los ciento noventa y cuatro países y, al mismo tiempo, no haber estado en ninguno. De nada vale que hayas posado junto al Ponte Vecchio o la Torre Eiffel, pues hasta que no sientas el aroma de los rincones que esconde su geografía, el sabor de las especies que acompañan sus guisos o la luz de sus habitantes, no podrás decir que has estado.

Puede que hayas tenido más de cincuenta citas o deshecho cientos de camas, pero hasta que no hayas compartido interminables conversaciones, sueños, algún secreto, una risa sincera, tu llanto más profundo, un cómodo silencio y la sensación de que todo es posible junto a una sola persona, no podrás decir que has amado.

Hasta que eso no ocurra, tan solo habrás sido un mero turista. Alguien que ha estado aquí y allí, que ha visto esto o aquello, que maneja información, pero carece de conocimiento.

Tal vez, lo peor que pueda sucedernos sea irnos sin haber estado. Pero si has estado, ¡ay, si has estado…! Eso nunca, nada ni nadie, podrá arrebatártelo.

Si has estado forma parte de la obra “Mientras la tierra duerme”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *