Luna nueva en Virgo 2019: coherencia emocional, mental y física

El novilunio se produce con un estelium en el signo de Virgo enfatizando los arquetipos energéticos que representa el eje Virgo/Piscis activando y dinamizando las Casas que ocupan a dichos signos y con una oposición de las luminarias  y los planetas personales incluyendo al regente de la lunación: Mercurio (en domicilio) a un poderoso transpersonal también en domicilio: Neptuno en Piscis. Pero si hay algo peculiar en esta lunación, aparte del estelium, es el Gran Trígono de tierra que se forma con Plutón y Saturno en Capricornio y Urano en Tauro. Sin olvidar la T cuadrada que actualmente se forma en el cielo y cuyo planeta focal es Júpiter en Sagitario.

Optimizar nuestros recursos, nuestro tiempo para una mejor funcionalidad, mejorando nuestra vida diaria y afinando Cuerpo y Mente como Canal de manifestación de nuestro Espíritu-Alma (Virgo/Piscis).

Ahora es el momento en el que  comenzamos a manifestar cuanto hemos sentido en nuestro interior o en cuanto hemos estado trabajando, un momento excelente para discriminar y ser selectivos prestando especial atención a los detalles que dan lugar al conjunto final. A través de Virgo diseccionamos y analizamos a fin de ser prácticos, resolutivos y eficientes. Pero no se trata de perfección, sino de excelencia.

El perfeccionismo no tolera errores, mientras que la excelencia los incorpora y aprende de ellos.

Cuando somos perfeccionistas nos valemos de la exigencia: nada es suficiente y todo se puede hacer o ser “mejor”. Y bajo esta premisa la insatisfacción está servida junto a una ración de culpa y desmerecimiento; sensación de no ser suficiente. Sin embargo, la excelencia no fragmenta ni divide a través de la perfección, integra mediante la aceptación y aprende de los errores tornándose en sabiduría y regalándonos una gran dosis de bienestar a largo plazo, de plenitud.

¿Hasta que punto nos limita el afán de perfeccionismo?

Cuando somos perfeccionistas, adoptamos una actitud crítica. Juzgamos, sentenciamos y condenamos a través del análisis y el discernimiento; separamos. Alargamos la distancia entre un bueno, óptimo y un malo, pésimo (dualidad/ polaridad). Al hacerlo damos cabida a sensaciones de desmerecimiento, indignidad y no ser suficientes, lo cual propulsa la envidia, que no consiste en desear lo que otro tiene, sino en que otro no tenga cuanto tiene, al creernos que nosotros no somos capaces de ello. Y es aquí, en la crítica, donde se manifiesta aquello que nos limita y somete: la propia sombra, la cual se escapa, engaña e inventa excusas para no asumir su responsabilidad sobre aquello que no logra manifestar en su día a día (baja vibración de Piscis).

Durante los días previos al novilunio es importante hacer los ejercicios y meditaciones de equilibrado energético (energía Yin y Yang) así como de introspección y recogimiento para conectar con la intención que queremos manifestar en los próximos seis meses, mirarnos al espejo y escudriñar en qué ámbito de nuestra vida necesitamos incorporar esta manera amorosa, holística e integral de observar nuestros “errores”. Aprender a no “sabotearnos” por miedo o exceso de autocrítica haciendo lo que sentimos y asumiendo el resultado de nuestros pensamientos, palabras y acciones; sacándole el máximo provecho al fruto, a la experiencia. También para la integración personal en nuestro día a día de rutinas, rituales y hábitos que sean más saludables o sencillamente, nos sienten mejor, o sean más afines y coherentes con nuestra verdadera naturaleza e identidad. Así mismo, el mes Virgo es el mes idóneo para las purgas, depuraciones, limpiezas; para el orden y la pulcritud no solo del cuerpo, sino del hogar, los espacios de trabajo, armarios… para hacer sitio a lo nuevo.

La excelencia no juzga, no compara, selecciona y actúa en base a sus propios fines y acepta el fruto; nada es bueno ni malo, pues se integrará como parte de la experiencia llevando a la persona a crecer y evolucionar a su manera y no a la de otros.

 

Ganar o perder, realmente, no importa. Porque vivir así supone que suceda lo que suceda, siempre sabrás usarlo a tu favor. Y esa manera de vivir y de sentir, será la única forma que tienes de hacerlo; tu manera. Y eso es más tú que cualquier otra cosa. 

De la novela, ¡Una vida, por favor!, Editorial Círculo Rojo, 2017

 

La energía uraniana tiñe este novilunio de la necesidad de hacerlo diferente, de buscar nuevas vías o medios: herramientas; de innovar. El aspecto a Saturno en conjunción al nodo sur, aún retrógrado en el momento del novilunio, nos indica la posibilidad de reencuentros con personas a las que no vemos desde hace mucho o mantener conversaciones o contactar con alguien que ha estado lejos, así como de retomar proyectos profesionales o laborales que no se dieron, gracias a ese nuevo enfoque o visión.

¡Feliz novilunio!

 

 

 

Más información sobre el Curso “La Luna”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *