Luna nueva en Sagitario; la semilla de la verdad, y de los sueños

 

El próximo 7 de diciembre se produce el novilinio en el grado 15 del signo de Sagitario, un signo que adquiere protagonismo con el regreso de Júpiter a su domicilio, el cual creará una tensión con Neptuno que se halla, también, vibrando en todo su esplendor en las oceánicas aguas de Piscis. La cuadratura mutable que protagonizan estos dos cuerpos gaseosos se repetirá en varias ocasiones a lo largo del 2019 y es precisamente esta Luna nueva la que nos va a impulsar a superar las tensiones con objeto de lograr un sueño que nos llevará a crecer y a expandirnos.

Sagitario es el signo del arcoíris, de los siere rayos, de la verdad, de la sabiduría que se adquiere a través de la integración de la información al dotarla de sentido. Una información que hemos hecho nuestra e incorporado en nuestro sistema de creencias, pero que bajo ningún concepto debe imponerse o invalidar la verdad de otros, pues al igual que un viaje al extranjero amplía nuestra perspectiva a través del contacto con otras culturas y nos enriquece, la información que los demás nos aportan en la interacción nos ayuda a crecer, a ser más y mejor.

Los tránsitos nos indican que es el momento de poner en práctica lo aprendido durante los eclipses Leo/Acuario, de ser auténticos, de ejercitar nuestra creatividad y tomar decisiones consensuadas con nosotros mismos y no con lo que otros esperan aportando vivacidad al colectivo, pues la presencia de los nodos en el eje Cáncer/Capricornio nos lleva a soltar cuanto nos limita para fortalecer nuestra base emocional y ser nuestra propia raíz, fuente de nutrición y hogar recordándonos que las preguntas más sencillas son las más profundas.

Con este novilunio se abre un ciclo emocional de seis meses en el que plantaremos la semilla de un sueño, de algo que hemos imaginado y visualizado hasta sentirlo. Pero la cuadratura mutable con Neptuno conjunto a Marte en Piscis, no nos lo pondrá fácil, y tendremos que conciliar el ímpetu y confianza sagitariana con la compasión y tolerancia que exige el guerrero espiritual, pues así se expresa la energía marcial bañada por Piscis y en conjunción a su regente, Neptuno. Durante este proceso los eclipses nos ayudarán a despojarnos de limitaciones y convencionalismos que dicta el “deber ser” entendiendo que lo que es válido para otros, no lo es para nosotros, pues cada individuo, y su camino, es único.

Este es un momento excelente para apostar por cuanto nos afecta a un nivel íntimo y se relaciona con nuestras creencias, perspectiva, conocimiento, temas judiciales, trámites, estudios, filosofía, el extranjero, viajes e inicios en el área Sagitario del mapa natal.

Lo que inicialmente se muestra confuso y desordenado, repleto de posibles, empieza a cobrar un sentido y las fechas del arquero toman una dirección.

La Luna nueva en Sagitario nos invita al crecimiento, a hallar la verdad, a explorar el mundo, a abrirnos a nuevas emociones y formas de sentir. Durante el tránsito de Saturno en Sagitario asociamos la energía sagitariana a la restricción, a los límites. El 20 de diciembre Saturno regresó a su domicilio, Capricornio. Esto supuso el retorno de Saturno natal para algunos, pero para todos, en general, el despliegue de una energía de exigencia, responsabilidad, metas a largo plazo, madurez, reestructuración… La utilización de ambas energías, Júpiter en Sagitario y Saturno en Capricornio, será imprescindible para alcanzar nuestra meta y cumplir ese sueño trazando pequeños objetivos e insertando en nuestra realidad los pasos a seguir y focalizando nuestra energía y recursos en ello para no malgastarlos.

Gastamos cuando manifestamos la creencia de que algo o alguien nos va a proporcionar seguridad, estima; valor. Cuando creamos la falsa sensación de seguridad entorno a algo o alguien porque consideramos que nos sentiremos mejor, cuando tener o no esos zapatos determina que nos den el puesto de trabajo, en definitiva, cuando supeditamos nuestra valía y productividad a cuestiones externas, ya que desperdiciamos energía, tiempo y recursos. Invertimos cuando realizamos un gasto en aras de la propia estabilidad a través del uso y disfrute, de la productividad. Cuando adquirimos el equipo de submarinismo para nuestras clases o la colchoneta de yoga. Cuando decidimos sustituir el café por el vinagre de manzana o el azúcar por la miel. Cuando dejamos de perdernos en Internet  y navegamos en busca de información que nos enriquezca y aporte… Cuando dedicamos tiempo y energía a cuanto sintoniza con nosotros.

El esfuerzo y la acción determinan si se trata de un gasto o de una inversión.

 

bombillas de verdad

 

¿En qué estás enfocado? A lo mejor has empezado a gastar recursos sin darte cuenta, porque ese algo ya no es válido para ti, no comulga con tus nuevos propósitos o con quien eres ahora y darte valor a veces también implica una sana restricción. Saturno es una energía de exigencia, de eficiencia, de construcción a largo plazo. Una herramienta que nos permite materializar resultados sólidos y en ocasiones, los caprichos y deseos efímeros interfieren, porque ese algo que ahora queremos requiere su tiempo, su proceso y no puede llevarse a cabo de cualquier modo, de prisa y mal, sino con criterio, de una forma lenta, pero segura, con trabajo diario, constancia y esfuerzo. Tal vez tengamos que redefinir algunas cuestiones o hilar más fino en base a ciertas novedades que se irán presentado y que arrojarán una verdad. Y la verdad es liberadora. Pero a veces provoca dolor al hacerse consciente, evidente. Por ejemplo, si nuestros propósitos se centran en comprar una vivienda o mudarnos a un determinado lugar, no quiere decir que no vayamos a hacerlo, sino que en el camino surgirán contratiempos, una especie de “prueba” que podría derivar en otro proyecto que será “más y mejor”, aunque no lo parezca, pues este novilunio marca el inicio de la temporada de eclipses y de la Gran Conjunción que se producirá en 2020 de Saturno, Plutón y Júpiter en el signo de Capricornio.

 

Pero no nos alarmemos, se trata tan solo de la presión que pule el diamante que estamos llamados a ser.

¡Feliz novilunio!

Más información sobre el Curso “La Luna” click aquí. 

 

 

Más información sobre el Curso “La Luna” click aquí. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *