Luna Llena en Géminis: la información que nos faltaba

El próximo 23 de noviembre se producirá el plenilunio en el signo de Géminis, un signo dual, flexible, dinámico y que nos conecta y vincula a través de la información. Géminis abre todo un abanico de posibilidades y refresca nuestros sentidos con una brisa alegre, jovial y divertida, pero permanecer en dicha polaridad nos hace quedar suspendidos en ella, en la indecisión y la falta de sentido y dirección que otorga su opuesto complementario, Sagitario, y su regente, Júpiter.

Mercurio a través de su innata curiosidad nos lleva a indagar en todas las opciones y alternativas; hace que nos comuniquemos, mientras que a través de Júpiter dotamos de sentido dicha información logrando el conocimiento. El área Géminis representa varias posibilidades y la esfera Sagitario, la dirección. Como figuras arquetípicas Mercurio simboliza a los estudiantes, aprendices, cómicos, magos, trileros, ventrílocuos, mimos, malabaristas, siendo la casa III el ámbito de los hermanos y los vecinos así como de la mente inferior, estudios básicos y viajes de corta distancia en el que se incluyen los vehículos. Sagitario, su opuesto complementario, representa al maestro, mentor, gurú e incluso sacerdote. Simboliza tanto a los extranjeros como a a otras culturas, los estudios superiores, viajes de larga distancia y actividades que nos sacan de la zona de confort. La Casa IX nos eleva a un nivel de conocimiento vinculado a las creencias, pero también puede cerrarnos mediante el dogma. Ambos ejes conforman un área fundamental en nuestros vínculos: el área del pensamiento y la comunicación, en la que nuestra identidad se define en función de lo que hemos aprendido, de lo que sabemos y hemos integrado tornándose en sabiduría, y que no debe estancarse ni cerrarse dada la cualidad mutable de dichos signos, vertiéndose al mundo, enriqueciéndose y expandiéndose a través de nuevas informaciones, vínculos, contactos, estudios, viajes, distintas culturas…

Si queremos ir a comer y buscamos la oferta gastronómica de la zona, encontraremos multitud de opciones, pero si no tomamos la decisión en base a un sentido dirigiendo la acción, no lograremos decidirnos y serán otros quienes deban tomar la decisión. Es aquí donde Géminis se vuelve influenciable a otros, manipulable o poroso en su adaptabilidad dada la carencia de su opuesto, quien le permite hallar la propia verdad y dirigir la acción.

 

Un brainstorming, remue-méninges o tormenta de ideas, es un aluvión mercurial, cuyo fin es hallar la alternativa más creativa, la que se ajusta y goza de sentido aplicando múltiples ideas con agudeza e ingenio, que suprime el juicio y la crítica permitiendo el pensamiento libre, ágil e incluso intrépido y en el que el efecto multiplicador es esencial, algo soberanamente jupiteriano.

 

Cuando la Luna alcanza el punto de máxima luminosidad gracias a la oposición con el astro rey, el Sol, se producen revelaciones, puesto que el satélite lunar no cuenta con luz propia y refleja la solar, de ahí su correspondencia con los espejos. Dado que somos entre un 3% y un 5% conscientes, el momento del plenilunio manifiesta la toma de consciencia: logramos llevar consciente al inconsciente; iluminar.

 

 

Dicho acontecimiento se produce, en esta ocasión, con el regente de la lunación en movimiento retrógrado, y ello no impide que exista tal momento de clímax, resolución, revelación o iluminación, sencillamente muestra la cualidad de negación tan innata al ser humano, y que se vincula a los arquetípicos estigmas que porta el signo de Géminis: la mentira, la infidelidad y el engaño que deriva de la alta capacidad para darle la vuelta a algo buscando el atajo. Pero esta es solo la vibración baja o en sombra, pues en su alta frecuencia Géminis es brillante y conecta tanto la información como a las personas creando vínculos nuevos, refrescantes y llenos de encanto. Al hallarse Mercurio en movimiento retrógrado, un efecto óptico desde la Tierra, la tendencia natural es buscar otra opción,  creer que ese algo que se ha iluminado no es del todo como se muestra para no asimilar el final de un ciclo o etapa que se cierra con el plenilunio y que irá muriendo progresivamente hasta convertirse en el abono necesario para plantar una nueva semilla o intención a través del Cuarto Menguante. Reflexionar en busca de alternativas para no asumir este cierre, puede dilatar el proceso natural de apertura y expansión al que nos dirigimos, es decir, al novilunio en Sagitario que se producirá el día 7 de diciembre. Y es que el ciclo lunar, engobla ciclos mayores y menores que están interconectados y tanto este plenilunio como las próximas lunaciones se producirán en grados críticos, los cuales implican una mayor concentración energética y cierran una etapa mayor de doce años que se corresponde al tránsito de Júpiter.

La danza de los astros en el cielo y sus pasos de baile nos llevan paulatinamente al cumplimiento de un gran sueño o a la desilusión y decepción de no contar con una dirección, un enfoque y sentido, empleando técnicas escapistas y evasivas que nos alejan de nuestros anhelos y realizaciones más profundas.

La entrada de Saturno en Capricornio, desde el 20 de diciembre de 2017,  nos ha ayudado a ser realistas, a materializar, a ir cumpliendo objetivos mediante pequeñas metas, a ser constantes y contar con una voluntad férrea para optimizar nuestra energía y recursos, para ser eficientes y eficaces. La reciente entrada de Júpiter en Sagitario nos proporciona la fe, la confianza y el entusiasmo que precisamos sobre los conocimientos adquiridos, e incluso nos permite recuperar algo que dejamos en el camino, algo que durante el tránsito de Saturno en Sagitario no pudo ser, porque debíamos asumir un gran aprendizaje al respecto. No obstante, Júpiter, durante su recorrido por su domicilio, desplegará una cuadratura a Neptuno que también se halla en domicilio en su signo, Piscis. Cuadratura que se repetirá en varios momentos: enero, junio y septiembre 2019. Y este es un claro indicador de las fuerzas en tensión que habrá que aunar y localizar para lograr nuestros sueños trabajando con las lunaciones, los eclipses y los nodos natales superando un patrón que nos cierra en el conocido martirio y drama neptuniano impidiéndonos confiar, arriesgarnos y crecer, derrochando nuestra energía y recursos.

Este plenilunio se produce con la tensión a Marte en Piscis generando la dinámica de esa expansión y crecimiento que nos lleva a cumplir un sueño, así como las diversas técnicas evasoras, adicciones y autoengaños, que podrían acabar en una profunda decepción si no disolvemos esos contratos que hemos firmado con nosotros mismos o con otros, pues su compromiso impide que podamos movernos, cayendo una y otra vez en lo mismo, y eso es precisamente lo que ya no queremos. Pero si no estamos dispuesto a asumir ese final, no podrá existir un nuevo inicio.

El trabajo de consciencia es personal e intransferible. Podemos direcciones la energía disponible para sacar el máximo beneficio, pero también desperdiciarla. Este es un momento idóneo para fluir, dejar ir, soltar, sentir y crear una visión de nuestros sueños, teniendo presentes que nuestros planes serán ajustados o revaluados, por el movimiento de Mercurio. Esta lunación pone en evidencia ciertas adicciones o técnicas escapistas que debemos superar y que nos ayudan a manejar la dualidad de nuestros pensamientos a través de mensajes, informaciones y datos que arrojarán luz a nuestros proyectos, relaciones e interacciones. En este momento, la intuición se agudiza y nos mostramos mucho más sensibles a la energía y al sentimiento, lo que nos permite ver con mayor claridad y reafirmarnos en lo que no queremos para focalizarnos en aquello que sí queremos lograr asimilando, entendiendo y aceptando que cuanto tocó a su fin nos permite alzar el vuelo para que 2019 pase y no nos pase.

 

 

Si quieres inscribirte en el próximo curso de “La Luna” online o presencial, en la isla de Tenerife, puedes enviar un email a info@dacilrodriguez.com o haz click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *