Lo que mi coche me contó Ese vals

Cuenta Gabriel García Márquez en Gabo, la magia de lo real, que un día se sentó al lado de su esposa y le dijo que para poder escribir necesitaba dedicar todo su tiempo a ello. Así que acordaron que él dejara aquel trabajo que consumía sus horas, aunque fuera lo único que les daba de comer.

Este contenido es solo para miembros.
RegistrarseAcceder