¿Dónde está el hombre de mi vida?

 

 

¿Dónde está el hombre de mi vida? se mantiene y demanda en la intensa geografía que viste de drama este mundo convulso de las letras, pese a estar disponible en su versión eBook (próximamente también en esta página), solapándose con los últimos retoques que supone el trabajo de maquetación de la novela, ¡Una vida, por favor! que maquilla su portada entre la afinación de dedicatorias y líneas de agradecimiento con el agobio de salir a escena cuanto antes.

Durante su trienio ha abandonado estantes y escaparates escogiendo las manos del lector, porque un libro siempre elige.

¿Dónde está el hombre de mi vida?  invita a cultivar la relación más importante y significativa de nuestra vida: la que tenemos con nosotros mismos. No es un manual para encontrar al hombre perfecto, tampoco una autobiografía. Sencillamente, una pregunta que se han formulado muchísimas mujeres y con la que arranca una historia fresca, divertida y muy actual, salpicada de sentido del humor y mensajes profundos, cuyo objeto es evidenciar como las apariencias engañan y cuanto implica juzgar a un libro por sus tapas.

Desde que salió a la venta, he recibido muchísimos mensajes de sus lectores. Mensajes en los que me comentaban lo que la novela ha supuesto para ellos, lo identificados que se han sentido en sus líneas o el tratamiento de algunos temas inesperados en su trama, como la etiqueta de la enfermedad, las voces internas con nombre propio. Pero si en algo ha coincidido la gran mayoría es que ¿Dónde está el hombre de mi vida? es “una charla sincera, un constante diálogo entre la protagonista y el lector, un tú a tú lleno de emotividad”.

Mi eterno agradecimiento a todos ellos, no solo por sus mensajes y palabras, sino por el tiempo que me han dedicado. Para mí es un verdadero placer que esta novela haya sido “un libro que no llegó a sus manos por casualidad”.

 

 

Booktrailer 

Copyright © Dácil Rodríguez – Todos los derechos